Descubre el significado y los tipos de siniestro que se pueden dar con un vehículo en carretera, además de conocer a qué nos referimos con siniestro total.

Si conduces un coche u otro vehículo (moto, caravana, camión…) y has contratado un seguro, tal y como obliga la ley, puede que alguna vez te hayas preguntado a qué nos referimos cuando hablamos de siniestro. Esta palabra esconde un significado negativo, puesto que acudimos a ella cuando ha ocurrido un problema en carretera con nuestro vehículo. 

 

Más concretamente, un siniestro es todo aquel incidente que suframos cuando circulamos con un coche. Da igual que haya sido por avería, por accidente de tráfico, con o sin implicado identificado, o por otro suceso accidental que afecte a nuestra integridad o a la de nuestro vehículo. 


Así, este término, el de siniestro, aparece estipulado dentro del contrato que se firme con cualquier aseguradora, siendo las coberturas de siniestro variadas y con mayor o menor cantidad según lo pactado en el momento de contratar los servicios. De este modo, se dice que el asegurado ha tenido un siniestro cuando el contratante del seguro ha sufrido uno de los incidentes en carretera que estén incluidos en su póliza.

 

EN ESTE ARTÍCULO ENCONTRARÁS

  1. ¿Qué es un siniestro total?
  2. ¿Qué tipos de siniestros vehiculares existen?

 

¿Qué es un siniestro total?

 

Vayamos más allá del siniestro. Porque puede que en más de una ocasión hayas escuchado hablar del siniestro total, que se refiere a la situación en la que el vehículo ha sufrido un grave incidente con una reparación muy costosa. Este último aspecto, es decir, el coste que tendría reparar los daños del coche, va a determinar que sea siniestro total o no. 

 

En otras palabras, una aseguradora establece un siniestro total en un vehículo cuando el coste de la reparación del mismo tras un accidente o incidente en carretera supere al valor del vehículo o sea más alto que la cantidad asegurada en la póliza. Esto puede darse tras un incendio o gran accidente e incluso cuando se produce un robo en el que no aparece el vehículo.


Todo dependerá de las condiciones del seguro que hayamos contratado, habiendo algunas compañías que declaran el siniestro total del coche cuando su reparación supone una cifra de dinero más alta que el 75% del valor del propio vehículo.

¿Qué tipos de siniestros vehiculares existen?

 

Con el siniestro total aparte, podemos establecer una lista con los diez incidentes o sucesos de coche más comunes en carretera. Hay muchos más, pero estos son los que más se repiten entre los conductores y los que suelen aparecer incluidos en las pólizas de los seguros que contratamos para nuestro vehículo.

 

Pinchazos

Uno de los incidentes que más suele ocurrir cuando circulamos con el coche es un pinchazo, que obliga a tener que cambiar el neumático. En esta ocasión, no debemos preocuparnos si tenemos contratada una cobertura de asistencia en carretera o viaje en el seguro. Si se cumple con esto último, sólo debemos llamar a la aseguradora para que envíe a un técnico que nos cambie la rueda sin problemas.

 

Lunas rotas

Otro de los problemas que suele ocurrir con el vehículo en marcha es la rotura de la luna. Esto puede darse al saltar una piedra pequeña sobre el cristal, por un daño accidental o por un acto vandálico. La mayoría de los seguros suelen incluir este suceso entre sus coberturas, cubriendo los gastos de reparar la luna.

 

Robos

El robo del vehículo es otro de los incidentes que pueden producirse, sobre todo si suele estar aparcado en la vía pública. Aquí depende de la póliza contratada, si tiene incluida o no la cobertura por robo y o intento del mismo, con daños que puedan darse por esto último como daño en la cerradura, rotura del cristal, etc.

 

Batería

Quedarse tirado con el coche sin batería es uno de los mayores temores que existen entre los conductores. Esto suele ocurrir más de lo que se piensa, debido en parte a un mal uso del propio coche: no se ha revisado el mantenimiento de la batería, dejar el coche aparcado con las luces encendidas por olvido… El antes mencionado servicio de asistencia en carretera también puede ser utilizado en estos casos. 

 

Daños por aparcamiento

Otro de los siniestros que pueden darse con el vehículo es un daño producido en el aparcamiento, ya sea responsabilidad del propio conductor, de una persona identificada o de un desconocido. Si ocurre este último caso, el siniestro atendería a la cobertura de daños propios, al igual que si fuera producido por el asegurado.

 

Daños cinegéticos

Cuando hablamos de daños cinegéticos nos referimos a los que han sido producidos tras el atropello en carretera de una de las especies consideradas cinegéticas. En España, los animales de este tipo que suelen estar implicados en siniestros son el jabalí, el ciervo o el corzo, entre otros. 

 

Colisiones

El siniestro por colisión suele ser también habitual, aunque comúnmente se da sobre todo a bajas velocidades en la ciudad: un cruce, rotonda, salida de un lugar... En cuanto a su naturaleza, este incidente hace referencia al impacto entre dos coches o vehículos en movimiento, pudiendo incluirse también la colisión ante un animal u otro implicado que también se estuviera moviendo por la carretera. 

 

Chocar con otro vehículo u objeto

Como podemos ver, no es lo mismo un siniestro por colisión que por choque. Este último incidente aborda las situaciones en carretera en las que el coche ha impactado con un vehículo que está parado u objeto estático (señal, pared…), siendo el conductor el responsable de dicho suceso.

 

Daños meteorológicos

Los problemas ocasionados en el vehículo por un fenómeno atmosférico (lluvia, granizo, nieve, viento, terremoto, erupción volcánica, inundación…) también son determinados como siniestro, siendo incluidos en algunas coberturas de los seguros. Esto incluiría cualquier daño, incluso se podría dar el siniestro total del vehículo.

 

Siniestros consorciables

En la línea del siniestro anterior, el producido por daños meteorológicos, nos podemos encontrar con un incidente que podría asumir el Consorcio de Compensación de Seguros en el caso de que la situación haya sido calificada de “catástrofe” por las autoridades públicas. Esto se trataría de un siniestro consorciable, en el que también se englobaría los daños provocados por un acto de terrorismo, rebelión, sedición, motín, tumulto popular o por una actuación de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

 

 

hello-auto-connect-gratis

¡Lo Quiero!

 


Víctor Arriero Víctor Arriero
Artículos relacionados:

¿Cómo declarar un parte de accidente con Hello Auto?

 

Te contamos al detalle cómo poder notificar a Hello Auto un siniestro, golpe o accidente con tu coche, para beneficiarte de las ventajas de tu seguro. Leer más...

¿Qué es el siniestro total de un vehículo?

Te explicamos qué significa siniestro total de un coche y qué alternativas hay cuando ocurre esto con un vehículo tras un siniestro, incendio o robo.

Leer más...

¿Me cubre el seguro de coche sin ITV?

Te contamos todas las consecuencias que pueden darse si tenemos un accidente, tengamos o no la culpa en el siniestro, con un vehículo que no ha pasado la ITV.

Leer más...