Conoce qué significa silla infantil en el coche, cuál es la normativa y la importancia de llevarla y cómo elegir la más adecuada según la edad, la altura y el peso.

Los sistemas de retención infantil, también conocidos por sus siglas como S.R.I, ocupan un lugar muy importante y obligado en nuestro vehículo si solemos viajar con bebés o niños en él. Y es que, tal y como indica su nombre, las llamadas popularmente sillitas o sillas de coche tienen la función de retener o proteger a los más pequeños ante cualquier incidente o impacto en carretera. 

 

Así, estos sistemas de protección responden a la necesidad de protección de los niños debido a su mayor vulnerabilidad física en el caso de producirse un accidente. Se trata de un método de seguridad pasiva en el vehículo que utiliza unas sillas que se colocan de manera adicional en los asientos con una instalación específica. Esto tiene como objetivo que el niño o niña sea colocado ahí durante la marcha. 

 

Los sistemas de retención infantil no son opcionales para los conductores. La Ley de Tráfico y Seguridad Vial obliga, sea cual sea el trayecto (corto o largo) a llevar instalada en el coche una silla infantil que esté homologada y que cumpla con las características del pequeño (edad, altura y peso). Si no hay un S.R.I. instalado de manera correcta en el vehículo, no podrá viajar ningún bebé o niño en él.


No cumplir con esta normativa podría suponer una sanción de tráfico e incluso la inmovilización del vehículo, en el que los más pequeños no podrán circular bajo ningún concepto hasta que se tenga un sistema de retención infantil homologado y adecuado para el bebé o niño.

 

EN ESTE ARTÍCULO ENCONTRARÁS

  1. La importancia de las sillas de coche seguras
  2. Grupos de silla de coche según edades, altura y peso
  3. ¿Qué silla elegir?

 

La importancia de las sillas de coche seguras

 

Cabe destacar que la obligatoriedad de llevar una sillita de coche para los más pequeños no es mero capricho de la autoridad civil. Este método de seguridad pasiva en el vehículo es decisivo a la hora de evitar grandes daños en bebés y niños en un accidente en carretera e incluso puede llegar a salvarle la vida.

 

En cifras, la Dirección General de Tráfico (DGT) establece que la presencia de un sistema de retención infantil durante un incidente con el vehículo en marcha reduce un 75% las muertes de bebés y niños, siendo aún más decisivo en el caso de evitar lesiones en un accidente, con una reducción del 90% en cuanto a posibles daños físicos.

 

Ahora bien, para que la protección de las sillas de coche sobre los más pequeños sea efectiva hay que tener un especial cuidado en su uso. Por ello, hay que revisar antes de iniciar cualquier trayecto que el sistema de retención infantil esté bien instalado y que el bebé o niño esté bien sujeto en él. Esta práctica sólo supondrá un minuto y podría salvar su vida, siendo de vital importancia para viajar más seguros. 


En esta línea, también es aconsejable que un adulto acompañe al menor en los asientos traseros del vehículo para evitar cualquier distracción para el conductor. Además, se podría evitar que el niño se salga de la sillita de coche. Si no fuera posible que una persona mayor viaje en la parte trasera y ocurriera cualquier problema de este tipo, el conductor deberá parar tan pronto como sea posible.

Grupos de silla de coche según edades, altura y peso

 

Si tienes un bebé o pequeño en casa, seguro que te preguntas qué tipos de sistemas de retención infantil existen y qué diferencias hay entre ellos. Pues bien, lo primero que hay que saber es que las sillas de coche se diferencian por grupo de edad y altura, siendo decisivo este parámetro para que se cumpla la máxima seguridad para los más pequeños a la hora de sufrir un accidente en el vehículo.

 

Antes de desglosar los diferentes grupos de edad y peso que se pueden encontrar a la hora de buscar un S.R.I, hay que conocer también qué es el sistema Isofix. Se trata de una silla que presenta tres puntos de sujección (dos en el asiento y uno en el respaldo, suelo o maletero). Sabiendo la composición de este sistema, vamos a conocer en qué se diferencian los cincos grupos de sillitas de coche. 

 

Grupo 0

En este primer grupo, destinado a niños de 0 a 9 kg con una estatura de 40-85 cm, encontramos los conocidos como capazos para recién nacidos. Tienen una funcionalidad diferente al resto de sistemas de retención infantil porque se ponen en el asiento del copiloto en sentido contrario de la marcha. Al ser para bebés, no tiene ninguna sujeción para el pequeño, que iría tumbado en su interior. 

 

Grupo 0+

El grupo 0 se amplía con otro modelo de S.R.I. que también es para bebés, pero de mayor peso (hasta 13 kg) y altura (45-105 cm), y que tiene más sujeción (la sillita ya incorpora cinturón especial para el niño). Esto sería para pequeños que no superen los 18 meses de vida aproximadamente. Este grupo se refiere al también llamado como maxicosi o portabebé, que se puede llevar tanto en la parte delantera como trasera del coche, pero siempre en sentido contrario de la marcha. 

 

Grupo I

Damos el salto ahora a las sillitas para los niños de 1-4 años. Estas ya se pueden colocar en el sentido de la marcha, aunque también puede ir colocada al contrario, y soporta un peso de 9-18 kg, con una altura de 75-105. Son sillitas que van colocadas siempre en los asientos traseros del vehículo. 

 

Grupo II

Este grupo va destinado a niños de 3 a 6 años, siendo el peso soportado entre 15 y 25 kg y la altura indicada de 105-125 cm. Se trata de una sillita que tiene una plataforma elevadora y un respaldo que adapta el recorrido del sillo a las necesidades del pequeño. 

 

Grupo III 

Llegamos al último grupo, que está destinado para niños de 7 a 12 años, con un peso de 22-36 kg y una estatura de hasta 135 cm. Esta sillita infantil pasa a ser una especie de cojín elevador sobre el que se sienta el niño cuando el coche inicia su marcha, sin olvidar que debe ponerse siempre el cinturón de seguridad.

¿Qué silla elegir?

 

Ahora bien, ¿Qué sistema de retención infantil debemos elegir? La respuesta es muy sencilla. Hay que comprobar que la silla se corresponda con la edad, peso y estatura del pequeño. Una vez tengamos estos datos, y teniendo en cuenta que coinciden en algún tramo de estos tres indicadores, se debe atender a la comodidad del propio niño. 


Es decir, podemos pasar del grupo 0 al I sin necesidad de pasar por la 0+, si vemos que el pequeño se encuentra bien en la I y siempre y cuando cumpla con las medidas necesarias. Además de esto, debemos atender siempre a que la sillita tenga la homologación correcta. En Europa, las dos homologaciones que existen son la ECE R44/04 o la ECE R129, cuyo sello deberá aparecer en el propio sistema de retención infantil.

 

 

hello-auto-connect-gratis

¡Lo Quiero!

 


Adrián Márquez Adrián Márquez
Artículos relacionados:

Las aseguradoras de coches siguen dando cobertura durante el coronavirus

Las compañías de seguros de coches están sufriendo en los últimos días una oleada de falsas noticias relacionadas con el coronavirus y sus consecuencias. El sector asegurador tampoco se ha librado.

Leer más...

¿Puedo pasar la ITV si no tengo seguro de coche?

 

En este artículo te desvelamos si es necesario u obligatorio tener contratado un seguro y presentar el último recibo cuando pasamos la ITV a nuestro coche. Leer más...

¿Me cubre el seguro de coche sin ITV?

Te contamos todas las consecuencias que pueden darse si tenemos un accidente, tengamos o no la culpa en el siniestro, con un vehículo que no ha pasado la ITV.

Leer más...