Si llegamos demasiado tarde, cambiar la correa de distribución puede resultar una de las averías más caras de cualquier coche. Por ese motivo, nos anteponemos a las malas noticias para sugerirte cuándo cambiar la correa de distribución.

EN ESTE ARTÍCULO ENCONTRARÁS

  1. Primeros síntomas de desgaste de la correa
  2. ¿Cómo cambiar la correa de distribución?

Primeros síntomas de desgaste de la correa

De todos los elementos de un coche, la correa de distribución es uno de los más imprescindibles. Tal  y como su nombre indica, se trata de una pieza que sincroniza el funcionamiento del motor de forma global, motivo por el que cualquier fallo en este engranaje (y su consecuente distribución) puede dañar aún más el estado del motor. O peor, dejarlo totalmente inutilizado.

Al tratarse de una de las reparaciones más caras, ser precavido y detectar a tiempo los síntomas de desgaste de la correa nos ayudará a reforzar aún más la seguridad de nuestro coche y, por supuesto, a pagar menos a la hora de pasar por el taller. 

Los primeros síntomas de que algo no marcha bien cabe encontrarlos en el kilometraje. Si este supera los 100.000 km será momento de hacer una revisión, aunque con ciertos matices ya que, por ejemplo, si el uso de tu vehículo es mayormente urbano, este kilometraje se reduce a un 20% debido al funcionamiento de la correa en atascos, esperas de semáforos, etc. En cualquier caso, el mejor atajo para identificar un problema se localiza reside en estas siguientes señales:

 

  • Ruido en la transmisión: Este síntoma indica que la tensión de la correa no es la adecuada y hay que cambiarla antes de que se rompa. 

 

  • Problemas para arrancar: Si el vehículo tarda mucho en arrancar y escuchas un ruido que se alarga en el tiempo, puede ser motivo de una correa de distribución en mal estado. 

 

  • Vibración: Este signo se manifiesta cuando el coche está parado pero con el motor encendido y una vibración pronunciada sacude el mismo. 


Ahora que sabemos cómo detectar a tiempo los síntomas de desgaste de la correa, solo faltará acudir a nuestro taller o mecánico de confianza.

¿Cómo cambiar la correa de distribución?

 

Existe un precio muy diferente entre sustituir la correa de distribución a tiempo o esperar a que esta se rompa y afecte al resto del motor (con su consecuente reparación). 

Para ello, nada mejor que acudir al taller y dejarlo todo en manos de profesionales.

Para cambiar la correa de distribución, se utiliza un gato hidráulico para retirar las ruedas, además de un caballete para elevar el coche y una caja de herramientas a base de llave cruz, vasos, carraca, destornillador y llaves Allen. 

Estos aliados son necesarios para llevar a cabo una compleja reparación cuya finalidad consiste en cambiar la correa y sincronizar el motor con la misma, en lugar de tener que pagar por uno nuevo. 

Porque siempre es mejor ser previsor con todos los aspectos de tu coche, en Hello Auto te sugerimos el mejor asistente de conducción a fin de tenerlo todo bajo control. Hello Auto Connect ofrece diferentes opciones enfocadas a optimizar tu conducción y puede ser tuyo de forma gratuita con la contratación de uno de los tres seguros de Hello Auto.

 

hello-auto-connect-dispositivo

¡Lo Quiero!

 


Adrián Márquez Adrián Márquez
Artículos relacionados:

Tipos de cajas de cambios: Cómo funcionan y posibles averías

Uno de los elementos imprescindibles en cualquier coche merece una mención aparte cuando se trata de hablar de sus diferentes modalidades. Te contamos todos los tipos de cajas de cambios que existen.

Leer más...

Discos de freno: ¿Cuándo cambiarlos?

Frenar supone una acción esencial para cualquier vehículo, siendo los discos de freno un aliado indispensable para tal fin. En Hello Auto te contamos cuándo realizar el cambio de los discos de freno.

Leer más...

Cadena o correa de distribución: ¿cuál es la diferencia y qué es mejor?

Descubre en qué se diferencian la cadena y la correa de distribución y cuáles son las principales ventajas y defectos de cada tipo en el motor de un coche.

Leer más...