Descubre qué es la conducción autónoma, en qué niveles se presenta en la automoción y qué tecnologías se usan en los vehículos que presentan este avance.

EN ESTE ARTÍCULO ENCONTRARÁS

  1. ¿Qué es la conducción autónoma?
  2. Niveles de conducción autónoma
  3. Vehículos de conducción autónoma
  4. Tecnología requerida para la conducción autónoma

¿Qué es la conducción autónoma?

 

La conducción autónoma puede dividirse en cinco niveles, teniendo en cuenta la operatividad del sistema de conducción, el conductor y el propio coche en sí. Estos tres factores se presentan de diferente forma en las cinco formas que te presentamos a continuación. Algunas de ellas (los niveles 4 y 5) aún no se aplican en el parque automovilístico. Sin embargo, se espera que vayan introduciéndose poco a poco.

 

Nivel 0: Sin conducción automática

Este modelo sería la base utilizada en la mayoría de vehículos, en los que todas las maniobras de conducción son realizadas única y exclusivamente por el conductor. De este modo, no existiría automatización de las acciones necesarias para mover el vehículo.

El conductor no recibe ningún tipo de ayuda y es el único que tiene opción de ejercer una decisión al volante, tal como frenar o realizar las maniobras de aparcamiento.

 

Nivel 1: Asistencia en la conducción

En este nivel también encontramos la modalidad más común en los concesionarios. En este caso, sería la tipología más utilizada cuando se trata de conducción autónoma. Los coches de este nivel incorporan una o varias acciones automatizadas en su conducción.

Un ejemplo de asistencia en carretera en la conducción sería el mantenimiento de carril. También se podría incluir los controles de velocidad o el frenado automático según la distancia con el coche que va delante. Todas ellas se tratan de funcionalidades que buscan ayudar al conductor para hacer la conducción más amena y segura.

 

Nivel 2: Automatización parcial

Cuando hablamos de automatización parcial de la conducción estaríamos hablando de un vehículo que cuenta con un control del movimiento sin necesidad de la intervención humana.

Es decir, el coche lleva a cabo esta u otras tareas específicas y de gran envergadura en la conducción (aparcar, movimiento completo….). Sin embargo, precisa de la presencia de un conductor que pueda reaccionar ante estímulos inesperados o imprevistos en la carretera.

 

Nivel 3: Automatización condicionada

Este nivel da un paso más en la automatización, pero también necesita la intervención del conductor para las decisiones improvisadas durante el viaje. El vehículo toma algunas decisiones (cambiar de carril, frenado automático…) e incluso es capaz de detectar objetos en la carretera y llevar a cabo una respuesta segura. De este modo, se pueden retirar las manos y la vista del volante de manera temporal.

 

Nivel 4: Automatización elevada

El conductor deja de tener intervención en las tareas de conducción, aunque puede hacer uso de ellas si así lo elige. El vehículo es el que decide todas las tareas que se llevan a cabo al volante y cuenta con capacidad para reaccionar ante cualquier situación en carretera. El propio vehículo toma decisiones como la ruta elegida o alternativas por la incidencia del tráfico, entre otras.

 

Nivel 5: Automatización completa

El quinto y último nivel de conducción autónoma deja sobre la mesa la gran utopía de la automoción con la supresión de la figura del conductor como regidor de los movimientos del coche y como tomador de decisiones.

En este caso, el vehículo será el que llevará a cabo todas las tareas sin la existencia de volante, pedales u otros medios de mando dentro del mismo. No hay un rol de conductor, sólo de pasajeros, que se subirán al coche, indicarán su destino y se olvidarán de cualquier acción relacionada con la conducción.

Vehículos de conducción autónoma

 

En la actualidad, no se comercializan coches autónomos por completo. Pero la industria del automóvil está evolucionando en gran medida en el desarrollo de este tipo de coches. Así, las funcionalidades de autonomía en la conducción como la detección de carril, el control de velocidad o el frenado automático ya se aplican en vehículos que circulan por las carreteras.

Lo cierto es que el futuro alimenta las ilusiones de aquellos que quieren coches con plena autonomía, sin incluso la presencia de conductores para llevar a cabo un viaje en carretera. Las tecnologías en este ámbito se han desarrollado mucho en las últimas décadas y expertos de entidades públicas y privadas trabajan en el estudio de la conducción autónoma de manera constante.

Tecnología requerida para la conducción autónoma

 

La conducción autónoma se ha empezado a hacer posible por la aparición de nuevas tecnologías. Todas ellas están en continuo desarrollo con una investigación constante que invita a mirar al futuro con la seguridad de que la automatización completa de la conducción será una realidad en algún momento.

 

  • Sensores ultrasónicos

Una de las tecnologías implementadas en los coches que empiezan a presentar autonomía en la conducción es la detección de elementos mediante sensores. Se trata de una tecnología que utiliza las ondas sonoras sin audición para realizar movimientos como aparcar.

 

  • Sensores infrarrojos

Se llevan a cabo para detectar objetos u elementos de la carretera que son imperceptibles por el ojo humano, sobre todo con baja visibilidad y en periodo nocturno. Estos sensores ayudan al conductor a evitar peligros y se presentan como un complemento más en la conducción autónoma.

 

  • Navegación mediante satélite

El vehículo utiliza la tecnología que se puede dirimir de los satélites para geolocalizarse y llevar a cabo otras tareas automatizadas gracias a la localización del coche desde el espacio. El problema que presenta este método es que aún es un poco inestable y presenta un margen de error de unos metros.

 

  • Navegación por inercia

Esta tecnología usa sensores de movimiento y giroscopios para que el coche se mueva sin necesidad de conexiones exteriores. Este avance suele servir de complemento al anterior sistema de posicionamiento por satélite para aportar una mayor precisión a la hora de mover el vehículo sin necesidad de la intervención humana.

 

  • Cámaras

El sistema de cámaras está muy presente en los nuevos vehículos comercializados en los últimos años. Su uso aporta una gran ayuda en la conducción, sobre todo para aparcar. No obstante, los fabricantes quieren ir más allá y están desarrollando cámaras que sean capaces de aportar una interpretación completa para la toma de decisiones del coche.

 

  • Radar

La aplicación de esta tecnología aporta grandes funcionalidades en la conducción, siendo de gran ayuda para mejorar y aumentar la autonomía del vehículo en la toma de decisiones. Se trata de un método que lleva a cabo ondas electromagnéticas para detectar objetos en la carretera y para saber la velocidad o la dirección que ha tomado el vehículo.

 

  • Tecnología LIDAR

El sistema LIDAR, que en su acrónimo en inglés viene a ser Laser imaging detection and ranging (Detección y alcance de imágenes láser, en su traducción al castellano), es una tecnología que permite conseguir información complementaria a la obtenida por el radar. Esto se debe a que sus láseres son más potentes y hacen posible que se puedan generar mapas u otras funcionalidades que se aplican con vistas a una autonomía del vehículo.

 

 

hello-auto-connect-gratis

¡Lo Quiero!

 


Marina Bravo Marina Bravo
Artículos relacionados:

Hello Auto. ¿Conduces bien? Paga menos 🚙

En un mundo en el que pagar más por un seguro de coche se debe, en gran parte, a nuestra conducción, Hello Auto llega para ayudarte a conducir mejor… y pagar menos.

Leer más...

Ruidos en el coche y posibles averías

Te presentamos las características principales de los cinco ruidos más comunes en un coche y cómo identificar posibles averías a través de los mismos.

Leer más...

¿Puedo pasar la ITV si no tengo seguro de coche?

 

En este artículo te desvelamos si es necesario u obligatorio tener contratado un seguro y presentar el último recibo cuando pasamos la ITV a nuestro coche. Leer más...